EDUCACION FAMILIA VIAJAR

Ventajas de acoger un estudiante de intercambio

¿Estás interesado en acoger a un estudiante de intercambio? Contáctanos para ayudarte. En términos generales, al hablar de ir un intercambio vemos las cosas desde el punto de vista de perspectiva del estudiante de intercambio y el concepto preponderante es la novedad: imaginamos que el estudiante llega a una nueva casa, familia, país e idioma, y hace todo lo posible por adaptarse al nuevo ambiente hasta que llegue el día de regresar a su país de origen con cientos de cosas por contar. De hecho prácticamente todo lo que nos imaginamos viene siendo parte de fantasear con la experiencia de ser estudiante o rememorarla en caso de haberla vivido. Sin embargo, quizá no reparamos mucho en la idea de cómo serían las cosas si fuésemos nosotros quienes alojasen  a un estudiante de intercambio en nuestro hogar.

Formar parte de una familia que acoge a un estudiante de intercambio es una experiencia tan único como la de dicho estudiante. Siempre es agradable recibir, pero, como dice el refrán “el que parte y reparte se queda con la gran parte”, que en este caso quiere decir que una persona que asume la responsabilidad de albergar a un extraño en su casa para ayudarle a aprender un idioma, cuidarlo e introducirle a una cultura es quizá el mayor ganador en esa relación, dada la satisfacción que dicha labor produce.

Ventajas de alojar estudiantes extranjeros en casa

Familia de acogida

Para ser elegible como familia de acogida es necesario pasar por ciertas entrevistas y evaluaciones mediante las cuales se la aptitud del grupo familiar para recibir al estudiante de intercambio. No es “soplar y hacer botellas”, pero definitivamente tiene su encanto. En este sentido, hablemos ahora de sus ventajas:

Conocer otra cultura de primera mano sin salir de casa

Una de las primeras cosas que debes de entender es que tendrás en tu casa a un huésped por un tiempo determinado. Es como una visitante que estará contigo por más tiempo de lo usual, por lo que deben haber acuerdos y normas claras para que haya una buena convivencia. Asimismo, ese estudiante de intercambio debe ser tratado como a cualquier otro miembro de tu familia, con el mayor amor y amabilidad posible.

Muy seguramente en un inicio te parezca una persona con costumbres extrañas. Eso es entendible debido a que dicho estudiante de intercambio viene de un país con costumbres diferentes a las tuyas, de hecho muy posiblemente en un inicio te cueste comprenderle, máxime si tu conocimiento de su idioma no es muy bueno. Pero incluso a esa situación se le puede sacar ventaja, pues tendrás acceso constante a otra cultura y eso te ayudará a expandir tu entendimiento del mundo -¡y desde la comodidad de tu hogar!-.

La posibilidad de aprender mientras se enseña

Ayudar en la enseñanza del español

Así que no se trata únicamente de un estudiante de intercambio a quien tienes en tu casa, sino a un pequeño trozo del mundo, de modo que es bastante lo que tienes para aprender de ese estudiante, así como él o ella de ti. Desde el momento en que dicho estudiante llega a tu país, no solamente serás temporalmente su nueva familiar sino también en un maestro. En este sentido, debes enseñarle cómo introducirse en el sistema cultural de tu país. Al fin y al cabo los proyectos de intercambio estudiantil se basan principalmente en la premisa de los intercambios culturales, así que no sólo enseñas, también aprendes.

Realizar un viaje de descubrimiento personal

Con el tiempo puede que incluso descubras en ti mismo cosas que antes te costaba ver o que no sacabas a la luz con facilidad. También, aumentará tu capacidad de adaptarte a nuevas personas, por más distintas que éstas sean a ti, y así entablar amistades con éstas. Igualmente, podrás abrirte a perspectivas y experiencias distintas con respecto a mismos temas. En determinados momentos puede que llegues a sentirte como si tú mismo fueses otro estudiante, y eso es bueno, pues el paradigma de la educación actual tiende a sentidos más bidireccionales.

Asimismo, es posible que descubras más de ti y tu entorno en la medida que quieras mostrar más de lo que tú, tu comunidad y tu país tienen para ofrecer al mundo. De ese modo, puede que todo aquello que antes obviabas ahora lo veas más detenidamente porque tienes el objetivo de enseñárselo a alguien nuevo en tu mundo.

Hacer nuevas amistades

Otra gran ventaja que se puede mencionar es la posibilidad de entablar nuevas amistades. Inevitablemente llegará el día de partida de ese estudiante de intercambio con quien compartiste un par de meses o un año entero, pero sabrás que no solamente te habrás convertido en alguien importante para dicho estudiante, doquiera que esté, sino que también considerarás que el mismo es también tu gran amigo.

Éste es uno de los puntos más gratificantes de esta actividad: un intercambio de culturas que termina por convertirse en la unión de las mismas, resaltando así las mejores virtudes humanas. Si tienes la oportunidad de acoger en tu casa a un estudiante de intercambio, aprovéchala.

Puede que también te guste...